Carpintería de Aluminio Barcelona y Hospitalet de Llobregat Carpintería de Aluminio en Barcelona.
Fabricante e instalador de ventanas de aluminio, puertas, persianas, mamparas, falsos techos, rejas y mosquiteras.
Contacta por teléfono93 260 14 06
Contacta por móvil615 097 010
parrasaluminio@live.com

Noticias

Y el metal volvió a fluir (24/12/2010)

Que el metal ha vuelto a fluir en las cubas de electrólisis de la factoría de Alcoa en Avilés es algo que pudo comprobar ayer in situ la comitiva de autoridades encabezadas por el presidente del Gobierno del Principado, Vicente Álvarez Areces. A él le fue entregada una muestra de aluminio recién fundido que fue extraída de la cuba por un trabajador de la factoría ante decenas de ojos curiosos y varias cámaras fotográficas.

Las instalaciones de la factoría de Alcoa lucieron como nuevas su arquitectura industrial de mediados del siglo XX. Representantes de los ayuntamientos de Avilés y Gozón, de la Cámara de Comercio, del Gobierno del Principado, de la Autoridad Portuaria y de los medios de comunicación pudieron participar en el recorrido por la planta para verificar cómo las instalaciones vuelven a recuperar una capacidad de producción de unas 143.000 toneladas de aluminio al año.

«El 40% de nuestra producción va destinada a la industria del automóvil», explicaba la guía encargada de ofrecer detalles sobre la actividad en la que se emplean un total de 530 personas.

Lingotes y tochos

«Producimos aluminio en lingotes y en tochos», añadió la guía acerca de una presentación, la última, que permite transformar la materia prima a la medida de las necesidades del cliente, por lo general para la construcción de perfiles, para carpintería y otros transformados del aluminio.

Enfundados con el completísimo equipo de seguridad facilitado por la multinacional Alcoa -que incluía calcetines y calzado de seguridad, bata, casco, gafas, mascarilla y taponer para los oídos-, los invitados a la visita de reapertura de las instalaciones pudieron así conocer los efectos del desastre. «Una vez que nos quedamos sin suministro eléctrico, el metal comenzó a solidificarse en la cuba», indicó un técnico encargado de explicar el proceso sufrido en la factoría y el modo en que unos meses más tarde se pudo recuperar de nuevo el buen funcionamiento de todas las instalaciones.